La intoxicación alimentaria es un problema común, pero también es uno que a menudo se puede prevenir. Muchos casos son leves y mejoran sin tratamiento. Pero algunos casos pueden ser tan graves que es necesario ir a un hospital.Algunos síntomas son: náuseas, Diarrea, vómitos, espasmos estomacales, ...